USUARIO
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

USUARIO END
¿Dudas?

Últimos temas
» Historia y Ambientación
por Jacob-Black Lun 14 Feb 2011, 8:19 pm

» Licantropía y fertilidad.
por Renesmee C. Cullen Vie 05 Nov 2010, 12:14 pm

» No toda la gente errante anda perdida [libre]
por Kalypso Mar 26 Oct 2010, 11:19 pm

» Distintos por dentro pero iguales por fuera (Hideaki)
por Invitado Jue 01 Jul 2010, 9:47 pm

» Sed... [Raziel]
por Invitado Sáb 26 Jun 2010, 12:21 pm

» Nociones basicas para un Licántropo...(cualquiera de la manada de la push)
por Invitado Mar 04 Mayo 2010, 12:23 pm

» Pauta del "busca personajes"
por Leopolda Sáb 10 Abr 2010, 4:39 pm

» Pesadillas (Evelyn)
por Jacob-Black Sáb 20 Feb 2010, 3:20 pm

» El comienzo [Gabriel]
por Invitado Mar 16 Feb 2010, 11:32 pm

» Oscuros Secretos ~Libre~
por Asami Ichinose Dom 14 Feb 2010, 5:39 pm

» Es lo mejor que me ha pasado hasta ahora..(Dylan/salto en el tiempo)
por Leah Clearwater. Miér 09 Sep 2009, 6:18 pm

» buscando a Jacob Black
por Invitado Lun 03 Ago 2009, 11:50 am

» La llegada..
por Invitado Lun 03 Ago 2009, 11:43 am

» Licana nueva (jake)
por Invitado Miér 24 Jun 2009, 10:19 pm

» La noche mas loca de mi vida (Kairi) + 18
por Invitado Sáb 23 Mayo 2009, 4:57 pm

END

El comienzo [Gabriel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El comienzo [Gabriel]

Mensaje por Invitado el Sáb 16 Ene 2010, 10:48 pm

Tras varios siglos de andar deambulando por el mundo llego a Manhattan, la peste de esta ciudad era infinitamente abrasadora; los olores se mezclaban combinando tétricamente cada uno de sus componentes. Los edificios que cubren la mayor parte de la vista carecían de sentido estético o al menos desde su punto de vista así lo era, la monotonía de la ciudad le resultaba absurda, miles de construcciones de igual estilo, empalmando pisos a lo tonto mas allá de las alturas verosímiles. La noche en esta ciudad le era aun más contradictoria pues al ser una fiel amante de lo sombrío aquellos escaparates y anuncios de color neón que surgían por todo el lugar le molestaba, su humor empeoraba con cada paso que daba. Si, los humanos ataviaban su cuerpo con ese magnifico efluvio de vida, pero no era suficiente, la juventud perdió la pureza que tanto añora en la sangre, el temor de estar a escasos centímetros de la muerte, esa agonía de ver a los ojos carmesí un futuro completamente inevitable cuando de saciar su sed se trata. Estaba decepcionada.
El vestido color negro que cubría su cuerpo esa noche resaltaba su silueta tan perfecta, bajo el contraste de su piel pálida y cabellera roja, resoplando entre dientes su disgusto hacia el sitio al que arribó, buscando con su mirada periférica algo con que distraerse, un juguete humano que acaparara toda su atención y olvidar el menjurje de olores. La sed quemaba su garganta pero ese autocontrol que aprendió en los últimos siglos le era de suficiente ayuda pues no toda la bazofia de la tierra merecía perecer en sus hermosas manos “¿Quién no querría morir bajo mis garras?” Se preguntó a si misma con ese tono de arrogancia escrito en sus pensamientos, esa petulancia que ninguna criatura puede arrebatarle.
Un aroma delicado, sutil, embriagador, atrayente y, por mucho describirlo, delirante llego hasta sus fosas nasales, dicho acto hizo que su garganta le propiciara un ardor a su interior, una quemazón tan sublime que dictaminaba el inicio de su cacería, se coloco en posición felina, la gente pasaba a su alrededor sin tomarle el mayor interés, lo cual beneficiaba mas su juego. Encontró el lugar de donde se desprendía tan peculiar efluvio y sonrió con la mitad de los labios “¡Llego la hora Morgana!” Esa fue la señal que se dio para atacar a su presa, paso desapercibida por el lado de varia gentuza, llego hasta el dueño de ese corazón latente y esa joya tan magnifica que corre debajo de sus venas, golpeo al niño con maestría y lo dejo inconciente en el lapso de un par de segundos, los tontos humanos continuaban tan ciegos como siempre ante la existencia de este tipo de criaturas.
Se detuvo a considerar el hecho de que matarlo en frente de todos era descomunal y fuera de su alcance, no porque no deseara hacerlo con toda la intención, si no por que no quería formar parte de algún espectáculo de entretenimiento del genero terrorífico, si se quedaba tal vez no podría torturar a su victima y esto la enfadaría con mas fuerza y probablemente la mayor parte de los humanos que habitaban este lugar no regresarían a casa. Cargo al niño sobre los hombros y lo llevo hasta un parque lo suficientemente grande para esconderse dentro de este, buscó el árbol mas apropiado de aquel sitio y coloco cuidadosamente su cena recostada en el, sonrió para sus adentro y espero a que su victima despertara para iniciar esa sádico juego que planeo desde el momento en que su olor llego hasta ella.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo [Gabriel]

Mensaje por Invitado el Jue 21 Ene 2010, 7:34 pm

Siempre la eternidad es demasiado tiempo.

Da igual que seas un midian que caza humanos por las calles de Londres, un licano que corretea felizmente por las llanuras australianas o un hibrido que se alimenta de animales en los bosques japoneses.... para siempre es muchisimo tiempo para hacer algo, incluso demasiado diria yo sin miedo al error. Todo el tiempo del mundo se vuelve tedioso hastio cuando tienes a tu disposicion cada dia, cada hora, cada minuto e incluso cada segundo para hacer lo que quieras sin limitaciones de ninguna clase que te impidan absolutamente nada.

Sin embargo esto no fue asi siempre, recuerdo que al principio de mi vida eterna todo tenia el encanto misterioso y yo le ponia la emocion de quien se sabe principiante en practicamente todo y ansia aprender hasta los mas intimos secretos del mundo y sus habitantes; pero cuando llevas algo de tiempo deambulando de aqui para alla observandolo todo con ojos curiosos (y por todos los dioses aseguro que yo lo he echo) dejas de encontrar tan maravilloso el mundo y te das cuenta de que la mayoria de las personas que en el se retuercen solo son escoria infecta que no merecen ni el aire que respiran; asique en ocasiones lo mejor es pararte a tomar un respiro y simplemente desperdiciar algunas de las horas o los dias eternos con los que la ponzoña te maldice al violar tu vida y tu muerte.

Algunas veces cuando intento hacer eso aunque solo algunas veces, en realidad cuando las cosas van extrañamente bien, supongo que puedo hasta parecer humano a ojos de quien no me conozca ni a mi ni a mis circunstancias. Siempre me ha parecido un error garrafal juzgar a alguien sin conocer sus circunstancias, asique especialmente me pareceria una atrocidad si cualquiera creyera saber algo de mi sin conocer antes las especiales circunstancias de mi vida, mi muerte y mi actual no-vida (o no-muerte, segun se mire). Quizas sea porque en algunas ocasiones realmente me gustaria serlo.
Si los años pesan los siglos te hunden irrebocablemente.

Por eso disfruto dias en los que simplemente puedo fingir (para los demas y sobretodo para mi mismo) que no soy un monstruo que se alimenta de miedo, sangre y odio sino simplemente una persona mas que camina impunemente por un parque de Manhattan; deambulando tranquilamente escuchando musica en un mp3 y sintiendo el aire fresco en mi rostro descubierto pero con una gran capucha cubriendome la cabeza por si acaso alguien me reconoce e interrumpe mi dia de vacaciones de mi propia vida. Pero no todo el mundo parece tener la misma predisposicion que yo para la tranquilidad en ese preciso momento, aunque hace tiempo que he olisqueado el rastro de un midian que rondaba por el parque donde estaba ahora puedo ver con mis propios ojos el preludio de una tragedia.

La midian de rojizos y largos cabellos inclinaba su cuerpo sobre un pequeño cuerpo que al parecer pertenecia a un crio (o a un enano de circo, quien sabe...) cuyo miedo apestaba por todos los rincones del parque casi como si ya estuviera muerto y el cadaver lanzada edor como forma de señal para ser encontrado. No me suena de nada la chica de apariencia juvenil que se regodeaba saboreando el terror y la desesperacion que rebosa su victima... joder que lenta que es para acabar con un criajo de mierda, me desespera.

Serenamente y con paso tranquilo me acerco hasta donde esta teniendo lugar la tragicomedia quitandome los auriculares de los oidos muy a mi pesar porque hacia tiempo que no escuchaba la musica de Rob Zombie, supongo que me habra olfateado a kilometros pero aun asi me quiero acercar a ella para ver en primera fila su espectaculo....

-Joder si tardas tanto en comer la cena se enfria ¿tanto te enorgullece causar el panico en un crio?-
pregunto desde su espalda cuando estoy a pocos metros de ella.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo [Gabriel]

Mensaje por Invitado el Jue 21 Ene 2010, 10:56 pm

Simplemente inútil. El amargo despertar de quien tanto añoraba se veía truncado por ese golpe que le dio, hubiese sido mas pasable el que solo lo raptara cubriendo con su gélida mano la boca del infeliz chiquillo para evitar así sus demoledores gritos de vivida desesperación. No era impaciente y mas aun cuando se tiene el tiempo del mundo para esperar a que un jodido humano el “Elegido” en esta fúnebre ocasión despertara de su letárgico sueño, sabrá Dios en que porquerías este pensando, tal vez en la familia que le espera en casa, en el amor que desprende por todas partes su alocada hormona, ó lejos de la realidad, viviendo una terrible pesadilla que pronto llegará a tomar forma y color para cuando observe su frágil cuerpo desvanecerse en la palma de su aterciopelada mano.

Lejos de concederle una salida fácil a su miserable vida, independientemente de si es feliz o no, en la cabeza de la mujer no existía nada mas placentero que servirse de la agonía mas abstracta, mas irracional que el dejar viva a su victima tan solo para que recordase que sus temores, aun si son las mas absurdos, pueden cobrar vida de una forma tan inesperada como lo es el regreso de “Hannibal Lecter” ¿Que hay de cierto en esta terrible historia? Lo mismo que es verdad en las leyendas de las cuales nos hemos llevado varios galardones los vampiros. ¡Que inmundicia!


Poco a poco los ojos del humano vuelven a ver… la obscuridad, para entonces su cuerpo esta extrañamente posicionado en un árbol en medio de Central Park, sacude la cabeza hasta incorporarse de nuevo a lo que llama “realidad” y mira con ojos compungidos por la sorpresa a una mujer cuya belleza excede los límites creados por la capa invisible que cubre la decadente imaginación de un mortal. Dicha mujer susurra a su oído palabras que jamás hubiese deseado escuchar, palabras que solo pueden ser pronunciadas por alguien con naturaleza demente, así es como suelen juzgar los humanos a los que hipócritamente llaman hermanos ¿Y que si están locos o piensan diferentes? No todos suelen ser ovejas que corren tras el rebaño pastoreado por un maldito perro que no piensa ni es superior en ellos en algunos aspectos.

La mirada de miedo, si es que es la palabra correcta para describir la amargura, la tristeza, el pavor y el sufrimiento del hombrecillo; descansa en el cuerpo de la inmortal, alimentando mas su propia demencia, esta sonriente y feliz por el nuevo despertar de su prospecto coloca una mano para callar los gritos que pudiese esparcir la boca del mismo, con la mano libre corta la vena de la muñeca izquierda, y comienza a beber tranquilamente, como quien no desea saciarse con el primer platillo del menú. Sin embargo no lejos de ella ese efluvio de la misma naturaleza que la suya se acerca hasta postrarse detrás de ella interrumpiendo indefinidamente su tranquilo deguste.

Calla primero antes de poder responderle, es una mujer con educación y no se habla con la boca llena de sangre, eso crearía manchas insecables de la ropa que la viste, termina su tarea sin quitarle la vida a su presa, apenas si dejo la cantidad suficiente de sangre como para que su victima se sienta mareada, pero con la vitalidad mas que permitente para que salga corriendo en cuanto ella se lo pida. Coloca un dedo en la herida de la muñeca ensangrentada y con esa habilidad tan infernal que posee hace que la carne comience a quemarse; un cuidado increíblemente bien planeado hace que dicha carne cierre la herida de su nuevo juguete. Deja libre al infeliz, le sonríe con malicia guiñándole un ojo.

- ¡Vete! ¡Ahora! – Grita con ferocidad al humano dejando a flote un pequeño rugir de su garganta. El mocoso se pone de pie tambaleándose por el mareo, vacilando antes de poner a correr los escuálidos músculos de sus piernas y perderse entre la bruma del parque, sin duda no olvidara lo que ocurrió esa noche y su experiencia alimentará aun mas la decadente literatura de nuestra existencia, pero tarde o temprano recibirá la visita de la huesuda o en su caso la hermosura para acabar con su vida.

- Mientras su corazón siga latiendo la sangre seguirá fluyendo por sus venas y así no existe enfriamiento alguno, en cuanto a su pregunta… - Musita dándole la espalda al dueño de tal gutural voz y presencia indómita, sonríe desde la penumbra que le da por estar a la sombra de un frondoso árbol y se gira para así tener una mejor visión de con quien se esta dirigiendo.

- El pánico de uno no… ¿Qué hay de orgulloso en eso? – Arquea las cejas con elocuencia, se cruza de brazos, entrecierra los ojos y abre la boca para proseguir con su respuesta.

– Es mejor cuando se siembra el terror en masa, pero como sea esa es mi opinión… - Levanta los hombros con inocencia, sonríe de igual forma, aunque le agrega a esa sonrisa un semblante socarrón.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo [Gabriel]

Mensaje por Invitado el Mar 02 Feb 2010, 3:15 pm

La sombria vampira ahora hace una inusitada demostracion de benevolencia soltando al crio y dejandole correr fuera del tragico reino en que ha convertido Central Park en pleno Manhattan, el niño aterrorizado por las extrañas cosas que ha visto corretea al grito de "un monstruo, un monstruo" como si fuera uno de esos pollos a los que se les arranca la cabeza y aun asi siguen correteando pateticamente cinco minutos como si todavia tuvieran la esperanza de encontrarla y volver a la vida que les va abandonando poco a poco.

No entiendo para que mierda hacen esas estupideces, jodida escoria que camina sobre el mundo desde hace eras banagloriandose de su superioridad como si fuesen vulnerables tan solo por lo intangible... me ponen enfermo, solo con ver una de esas asquerosas exhibiciones que suelen hacer a menudo me enveneno. Ya lo han conseguido, me han jodido el dia libre y empiezo a sentir como la nymphetamina cabalga desbocada por mis venas llenando de odio y tension mi cuerpo.

No se que me causa mas desprecio.

Si un vampiro vegano que come animales como si no fuera mas que un error de la naturaleza nefastamente creado o sin embargo uno que deja escapar presas humanas y encima pretende aparentar ser un gran cazador sin saber que ejerce de bufon pudiendo ser un titan; menuda repugnancia. Para terminar de encajar semejanzas con una rata la midian se retira hasta un rincon sombrio despues de soltarme un puñado de estupideces, avanzo hacia ella con paso firme y sintiendo mi la mascara reverbera en el bosillo de mi pantalon gritando por salir y poder darle a esa vergüenza el aberrante final que se ha ganado actuando de esa forma.

Nos encontramos ahora en una atmosfera mucho mas comoda para ambos.
Rodeados de la penumbra que nos proporciona ese gigante condenado a muerte que recibe el nombre de arbol, la midian exhibe ahora una arrogante mirada de superioridad... como si pudiera controlar cada uno de los elementos que la rodeamos. Esas actitudes prepotentes me pueden, no soporto que alguien pretenda ser arrogante; o por lo menos no que pretenda ser mas arrogante que yo.


-mmm... ya, claro... ya veo- respondo con desinteres a la vampira de rojizos cabellos.

-¿Y la payasada esa de asustar niños y despues soltarlos lo haces muy a menudo? ¿Tienes complejo de Mujer del saco o algo asi?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo [Gabriel]

Mensaje por Invitado el Mar 02 Feb 2010, 9:27 pm

Un sepulcral silencio recorre el abismo que existe entre ambos seres nocturnos. La pelirroja lo mira con aires de grandeza, por encima de su tétrico atavío el vampiro frente a ella no representa lo que se considera una amenaza, aunque al no ser Dios puede equivocarse y ser ese final al que por siglos a escapado.

Sin mas que decir saca de su bolsillo un cigarrillo y le prende fuego, lo lleva hasta su boca, aspira profundamente el aire contaminado de la nicotina – No tiene que preocuparse de morir a causa del cáncer – Levanta la cabeza y deja salir el humo del cigarro lentamente con un toque de seducción, era natural en la mujer actuar de esa forma ya que la lascivia que despierta en el cuerpo de los hombres era lo que le daba de cenar. “Eres una maldita prostituta” Pensó para sus adentros disfrutando del insulto que su estúpida y para nada bienvenida conciencia le daba.

Escucho las palabras de ahora su compañero y su sonrisa fue socarrona al igual que antes, aparentemente se trataba de un vampiro arrogante, petulante y sobre todo supremo, “¿Aha… y ahora este de donde coño salió?” Se preguntó a si misma antes de responderle a la silueta envenenada de aquella letárgica sombra que aparentaba ser algo mas que un simple vampiro al igual que ella.

- ¿Tienes algún problema con ello o algo así? – Pregunto felina, sin cortesía alguna, en ningún momento le presto la atención debida al supuesto caballero.

En el interior de la pelirroja se sembraba ese despreció que despedía el ser con el que hablaba, sus palabras lo indicaron y logro percatarse del esquema que se estaba dibujando bajo relieve. Continuo concentrada en su cigarrillo, lo elevo justamente a la altura de sus ojos y mientras observaba como la incandescencia calcinaba el papel y la nicotina del mismo.

- Si te molesta o no es cosa que no debería interesarme y el que lo haga a menudo o no eso tampoco tiene por que ser de tu incumbencia… - Soltó la sarta de palabrerías con voz firme, burlona y termino por calcinar el cigarrillo con la vista.

Las cenizas del mismo se precipitaron lentamente entre el aire hasta llegar al suelo, era enfermizo que trataran de meterse en sus asuntos, le radiaba en su cuerpo una sensación de saña, cada que alguien intentaba entrometerse en la vida de la vampiresa. Por lo general quienes rompían el límite entre preguntas usuales, terminaban muertos.

La obscuridad impedía sutilmente que la aludida viera el rostro de su entrevistador, seguro deseaba un autógrafo de la bestia, vacilo un poco antes de recostarse en el tronco de su sombrío cobijo natural. Hizo una mueca de aburrimiento con la mano.

- Y dime aparición del parque.. ¿Tienes nombre o qué? – Arqueó una ceja, se cruzo de brazos y espero la respuesta del vampiro, a juzgar por su ropaje se parecía mucho a los Señores de Volterra. Su sonrisa se torno aun mas existente al encontrar tremendo parecido entre las capuchas que los cubrían, pero el vampiro frente a ella no despedía el clásico olor de reyes putrefactos como aquellos que se proclamaron por un estúpido capricho.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo [Gabriel]

Mensaje por Invitado el Mar 16 Feb 2010, 4:22 pm

Vaya por Dios, que sensacion mas asquerosa y jodidamente familiar me recorre el cuerpo atravesando la columna vertebral de abajo a arriba como un puto latigazo de fuego; me resulta irritantemente molesta.

Es la maldita decepcion.

Tenia la esperanza de que esa vampira pudiera ser un especimen ejemplar dentro de la raza vampirica, desprende un halo de elegancia y poder que me habian creado la esperanza de que ella estuviera por encima de toda la demas escoria que se mueve hoy en dia por el mundo atravesando fronteras de aqui para alla... y que encima cometen la insultante blasfemia de llamarse vampiros, solo son unos repugnantes bufones que me darian lastima de no ser porque me inspiran el mas violento asqueo que cualquier mente sea capaz de concebir. Esa clase de bastardos no servirian ni para hacer una pelicula snuff, me enveneno solamente de pensar como miles de ellos pueblan el mundo como si fueran dignos del aire que respiran; no me gusta nada esa idea y me hace sentir muy muy enfadado.

Me resulta repulsivo haber pensado que esta mierda que se alza delante de mi petulantemente fumando su cigarro era diferente de esa ingente masa de basura viviente componentes hoy de la raza descendiente de Kain; encima se creera superior a cualquier otro que se cruce con ella mientras se arrastra por el mundo como unamosca intentando salir de la mierda que la engendro y en la cual morira. Esta echa de mierda, cada vez que abre la boca rezuma mierda, ella es una puta mierda asquerosa y podrida que no se merece ni un segundo de la eternidad que se le ha brindado.


-Mi nombre no merece salir de tu repugnante hocico maldita basura asquerosa- ladre con fuerza en cuanto me pregunto por mi nombre.

Puedo sentir como la tension se acumula en cada uno de los musculos de mis extremidades, primero desde el corazon estendiendose por los brazos y las piernas hasta llegar finalmente a mi mandibula que se cierra y hace rechinar mis dientes con semejante furia a la de Jupiter. Ahora mismo desearia extender mis dedos por la garganta del proyecto abortado que tengo frente a mi para poder estrangularla mientras golpeo su cabeza; no dejaria intacta ni su alma... no mereceria nada mas que eso: la muerte mas horrible y violenta que fuera capaz de proporcionarle ahora mismo.

Y encantado se la proporcionaria, pero antes he dicho que no es mas que una repugnante bufona y lo mantengo asique sere consecuente con mis palabras; de modo que intentare ver si como minimo el error de la naturaleza que me habla puede resultarme divertido o por lo menos entretenido.

Con paso firme avanzo un poco hacia la malsana alimaña oero sin salir de las tinieblas que me rodean, estoy comodo en ellas y no deseo salir de su abrazo umbrio. Ademas no deseo ser demasiado visible... aunque ella no podra verme ni aunque me ponga debajo del sol. Levemente, pues no necesito mas para hacer uso de mi habilidad, utilizo mi don de silenciacion para apagar todos los sentidos de la chica a excepcion del oido; asi estoy seguro de que comenzara a prestarme mas atencion y a escuchar con mas interes lo que tengo que decirle.

Mi mano pasea por la rugosa madera del arbol mientras hablo.


-Escuchame atentamente bufona ahora te va a tocar jugar a lo que yo te diga, por lo que ya puedes empezar a prestarme atencion...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo [Gabriel]

Mensaje por Invitado el Mar 16 Feb 2010, 11:32 pm

El frío del silencio se propaga con el paso del tiempo, aunque irrelevante para algunos una perdida importante de numerosas ánimas aniquiladas. Plataformas de diversos tamaños y colores se precipitaron en pos de su respuesta. Alucinaciones paganas se dibujaban en su perturbada cabeza. No tenía nada que decir, nada a que jugar y absolutamente a nadie que seguir.

Finalmente los labios del vampiro se precipitaron para formular una frase especialmente llena de blasfemias en contra de la pelirroja. Palabras más fuertes se han pronunciado para describirla. Rodeó los ojos, los insultos mas vistos por la humanidad se habían enmarañado en cada una de las letras que se escaparon de aquella garganta ardiente. ¿Acaso no había mas palabras en su extenso vocabulario?

Una figura tan egocéntrica como esa que se posaba frente a ella, haciendo una simulación del infierno no puede ser tan decadente; se quedo pensando cosas, algunas sin sentido alguno. Fue sumergida en un letárgico mundo donde lo mas irrelevante cobra vida, en su mente imágenes borrosas de cristales rompiéndose, alimañas salir por doquier, veneno consumido de una forma voraz, océanos de sangre espesa y coagulada. Una virgen siendo devorada por la lascivia de un demonio con sentimientos de piedra. Orgías incesantes de personas que simplemente cedieron ante el poder de la bestia, pero… Regreso.

“Estas frente al todo poderoso… vampiro de las tinieblas” Se burlo y bufo en su propio pensamiento. Aquel ser nocturno osaba de ser grande y la arrogancia de sus palabras, sumada a la furia con las que fueron pronunciadas se lo confirmaba. Si ella era una basura ¿por qué continua en pos de su presencia? Pese a la enfermedad que cubrió su rostro en la penumbra más solitaria, su cuerpo fue tranquilizado. Espero a que el espectro continuara su camino, tan solo fue una perdida de tiempo intentar entablar una conversación con un ser que física y mentalmente era inferior a ella.

La respiración encargada de transmitir los efluvios combinados de ese pequeño mundo ceso en cuanto admiro al vampiro acercarse a ella. Una tiniebla fantasmal disfrazo el espécimen, no dejaba ver su rostro, su cuerpo, su piel… ¡Nada! Ante él, Morgana estaba ciega. Sus sentidos comenzaron a disminuir repentinamente, su fuerza estaba siendo sometida por una extraña fuerza, sus rodillas flagelaron, sus ojos en penumbras quedaron, el habla se le perdió y palabras muy extrañas escucho.

“¡Perfecto! Juego macabro… ¿Cuántas películas van?” Se pregunto sin sentir temor alguno, su hora estaba llegando. Probablemente la muerte al fin la estaba asechando, millones de torturas que por su condición puede resistir, otras mas que la harán sufrir. Al final simplemente lo que había esperado, una nueva sensación. ¿Miedo? Jamás lo tuvo y no comenzará ahora. Lo peor que puede pasarle ¿Es?

Carcajeo en la mudez de su cabeza, ¿Solo así es como puede con sus victimas? No tenía razón alguna de lo que pasaba, mucho menos alguna tremenda hipótesis salida de entre sus mangas, para bien o para mal… Ella iba a jugar.

Si atención pedía el demonio ¿quién era ella para negársela? Amo y esclavo… Fúnebre. Amargo. Desaliñado. Predecible… Era solo el comienzo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo [Gabriel]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.